lunes, 22 de mayo de 2017

Ojos de cristal — Capítulo 7

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Primero, quería agradecerles sus palabras de apoyo y el cariño que han puesto en sus comentarios, son unos soles <3 apenas tenga noticias —espero que buenas— estaré contándoles todo y ojalá todo sea bueno <3.

Acabo de llegar de la presentación de La venganza será terrible, fue precioso el programa, muy divertido y dinámico como siempre, que nos quedamos hasta el final a sacarnos fotos y vaya que hemos hablado con todos. Fui con Luz y nos sentamos al lado de un chico que fue a ver el programa solito y fue cuestión de conversar un poco que hasta nos terminamos sacando fotos a la salida XD Muy buena onda todos <3 me encantó —y por supuesto, ya realizada después de ver el programa, salimos a comer y acabé llegando de madrugada a la casa, digan que es día domingo y hay poco abierto XD—.

Después de tanto tiempo, al fin vengo con la actualizacióń de esta historia, que espero, terminar de subir pronto que tampoco tenía en mente extenderla tanto.



Capítulo 7

Todo parecía salido de algún sueño. Su vida había cambiado desde su encuentro y ahora, se encontraban en un extraño momento de calma, del que ninguno daba fe todavía. Heiko y Haydée se la pasaban viajando de ciudad en ciudad y hasta ahora, se habían establecido con un trabajo temporal en una de ellas, aprovechando el estar lejos para no ser reconocidos, no sabían qué es lo que les esperaba después de todo si volvían con su familia. Probablemente, no volverían a verse ni a sus padres, por mucho que lo intentaran. Había algo que debían hacer antes de volver y recuperar sus vidas, con calma, haciendo todo los deberes, pero para eso, deberían hallar la forma de vivir juntos sin ser un peligro para el mundo y si se alejaban, dejar de ser un peligro para ellos mismos. Era todo un problema.

Lo que habían notado ellos en el tiempo que habían pasado juntos es que, algunas cosas extrañas sucedían a su alrededor. Estaban seguros de que era a causa suya, pero ninguno decía nada, como si decirlo en voz alta fuera la forma de confirmarlo y tirar todo su esfuerzo por la borda. Cuanto más fuerte eran las emociones, más parecía que dejaba actuar ese poder que había estado dormido tanto tiempo, como si estuviera ansioso por salir. Algunas cosas, podían dejarlas pasar, como algunas cosas que se rompían de sólo estar, una taza, un florero, pero cuando pasaba a cosas más grandes, como hacía unos días que habían colapsado las computadoras en la biblioteca, iba a peor. Que si pensaban que era manejable, ahora, no sabían qué debían hacer. Pero tenían una esperanza, había un nombre del que no habían tenido más noticias que lo habían leído en el disco duro.

A Heiko le había tomado bastante y desde que habían perdido el acceso a la biblioteca, la idea de mudarse nuevamente era algo que estaba a la orden del día, necesitaban el dinero pero nada más los ataba ahí. En realidad, no tenían ataduras a ningún sitio, ni si quiera, la certeza de que había un hogar al que ellos pudieran volver, no había nada seguro en un panorama tan catastrófico como el que se presentaba ante ellos.

—¿Has conseguido algo?— Preguntó a Heiko cuando llegó a la casa, dejando el bolso sobre la encimera y dejándose caer en el sofá que estaba a unos diez pasos de distancia, algo que le parecía demasiado después de haber pasado todo el día sirviendo mesas.

Haydée no imaginaba que su vida hubiese cambiado tanto en tan poco tiempo, lo cierto es que en cierta forma, le gustaba. Quería que se hubiera dado de otra forma, pero de pasar postrada tantos años en una cama de hospital, el poder salir y tener una vida casi normal era algo que nunca había estado a su alcance. Contactar con gente en la calle, saludar a los vecinos o tener un trabajo, nada de eso estaba en sus planes futuros, pues, antes de reencontrarse, los médicos aún se sorprendían de que ella siguiera con vida e imaginaba que con Heiko debía pasar lo mismo. Aunque ansiaban esa vida normal, tenían esperanza de que, si trabajaban un poco más y llegaban a contactar con James Lovon, iban a poder darle un punto final a todo.

Heiko dejó la carpeta que estaba leyendo en una mesa y frunció los labios. No hacía falta que dijera nada para que ella supiera que seguían tan en blanco como al principio. Fue entonces, que el sofá se abrió, dejándola en el suelo en medio de la madera que se había prendido fuego. Ella se rodó hacia atrás mientras su hermano vaciaba el contenido del florero de la mesa y corría a su lado preguntándole si estaba bien.

—Tendremos que pagar eso— murmuró cambiando de tema. La habitación y los muebles eran alquilados, y no tenían una gran entrada como para andar preocupándose de los daños colaterales.

—Aún tengo una idea, pero es bastante peligrosa si logramos ejecutarla— consoló a su hermana.

Los métodos tradicionales parecían estar al alcance de cualquiera, menos de ellos, que todo lo que hacían por las buenas, por el camino correcto, les salía mal, el tiro por la culata, como quién dice, sin embargo, lo que habían hecho por ese sendero no recomendado, había dado muchos más resultados, incluso, cuando por poco no escapaban de la muerte en aquel laboratorio.

—Es mucho más peligroso que lo que hemos hecho antes porque la seguridad y las posibilidades de que no nos detecten son casi nulas—

—Pero…— dijo ella sabiendo que era un rayo de esperanza entre tanta oscuridad.

—Si lo hacemos bien, podremos conseguirlo. He encontrado esto en la Deep web— le mostró un número en el celular —es un hacker, uno bueno, al menos, mejor de lo que yo puedo ser. Si conseguimos acceder a los archivos del gobierno, podremos localizarlo—

Y eso se volvía mucho más peligroso que lo que habían hecho antes. Si bien, violar la privacidad del hospital era un delito, acceder a archivos confidenciales gubernamentales era mucho peor. Sin embargo, ahí, había registro de todo o al menos, así le hacían creer a la población. Sin más, era el último as que podían jugarse y esperaban, que pudieran lograrlo.





La carretera de noche era fría. Hacia una semana que habían dejado todo y habían tomado el coche, viajando al lugar de encuentro. Era bastantes alejado y casi, desconocido para ambos, pero los riesgos eran pocos considerando todo lo que podían ganar en cuanto conocieran a The soul, como se hacía llamar el hacker que habían contratado, pero el medio de contacto había sido todo por mensaje de correo y no había más interacción que la necesaria: día, lugar y hora, nada más. Charlarían con él y llegarían a un acuerdo, si es que podían hacerlo, que tampoco, contaban demasiado para ofrecer.

Al llegar a una vieja gasolinera, que parecía exactamente, salida de una película del siglo anterior, detuvieron el auto. Dentro se podía ver a un mesero limpiando las mesas y una rocola vieja que tocaba una canción a bajo volumen. Al fondo, en la mesa de una esquina, estaba un hombre con una gorra mirando la mesa. No había nadie más, así que después de intercambiar miradas, habían terminado por acercarse a él y sentarse en el banco del frente.

Ambos se sentían como protagonizando una película de espionaje, como si en cualquier momento, pudiera pasar algo terrible y finalmente, no pudieran hacer nada. La mano de Haydée tembló y su hermano no tardó en apretarla entre la suya recordándole que él estaba ahí y que, mientras siguieran luchando juntos, llegarían a la meta.

El ambiente les sonaba demasiado dispar para lo que estaban acostumbrados. Aun no creían que existiera un sitio donde la tecnología no hubiese llegado de manera avasalladora como en las grandes urbes, donde todo estaba completamente monitoreado. Pero para un hacker, un sitio así era el mejor escondite.

—No pasará nada. El hombre apenas oye— dijo levantando la mirada. 

El joven se quitó los anteojos oscuros y los dejó sobre la mesa. Los ojos grandes se posaron en los hermanos observándolos al detalle mientras cruzaba los brazos sobre la mesa y sonreía mostrando una ventanita por la falta de un diente superior.

—Buscamos a alguien que no ha dejado rastros en ningún lugar accesible. Su nombre y su firma es esa— dijo Heiko desdoblando un papel que sacaba del bolsillo que había impreso anteriormente, cuando encontró que era él quien había sido el cabecilla de todo. 

Todo lo que era el diario científico estaba narrado por él, con fórmulas, garabatos y algunas cosas que no entendía al estar escrito de manera rápida y de forma manual, adosado al diario de la computadora. Sin embargo, era algo que podría servirles, estaban casi seguros de ello.

—Era un científico— agregó ella.

—¿Es todo lo que saben? ¿Fotos? ¿Trabajos?—

—Trabajo en un proyecto secreto del gobierno hace varios años. Luego, estuvo trabajando para un grupo minoritario. Tengo una copia de ello— y dejó un pendrive sobre la mesa en lo que llegaba el mesero y tomaba su pedido, guardando la conversación para cuando él se fuera —no tenemos m.ás información de él. Pero una mente brillante como la suya no puede desaparecer sin dejar rastros—

—¿Y para qué le buscan?— Agarró el pendrive, como si pudiera ver su contenido con tan sólo tocarlo, la curiosidad que lo movía era mucho más grande.

—Es nuestro tío. Mamá ha estado muy enferma y queremos contactarlo para que se vean una vez más— interrumpió Haydée. Una razón como esa era mucho más creíble que ellos eran armas mortales, como una bomba que podía estallar en cualquier minuto.

Él aceptó, pero quería aquella información del pendrive. Los archivos prohibidos valían mucho más que el dinero. 

Era una locura, ambos se debatieron en una mirada antes de responderle, sin decir nada, habían llegado a un acuerdo, pues, pensaban lo mismo: era un precio aceptable para ellos, ya que carecían de dinero en grandes proporciones.

Al terminar el café, emprendieron viaje una vez, con una solución que podrían encontrar al final de la carretera.



<<Capítulo 6                                                                Capítulo 8>>


Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

Leer más...

martes, 16 de mayo de 2017

Miseinen dakedo kodomo ja nai

¡Hola! ¿Cómo están? Voy trayendo unas cuantas entradas que tenía en borradores y que nunca subí, como le recomendé hace poquito a Saku este manga y me pidió la reseña, la traigo primero. Es un manga que leí hace bastante tiempo y que hace poco me enteré que está licenciado por IVREA española, así que con suerte, cuando vaya a la comiquería, voy a ver si lo consiguen que me encantaría tenerlo en físico <3 aunque le pusieron el nombre de Adolescente pero no inocente —por si pueden conseguirlo también—

Nombre:  未成年だけどコドモじゃない (Seré joven pero ya no soy una niña)
Autor: Kanan Minami
Estado: finalizado
Tomos:  5
Género: romance, comedia, drama
Sinopsis: Oriyama Karin es una niña rica y mimada, nunca le ha faltado nada y le han cumplido cuanto capricho ha tenido. Pero cuando sus padres arreglen su matrimonio, se deberá adaptar a una vida carente de todo, viviendo en una casa deshecha con un esposo que resulta indiferente a ella en todo. ¿Logrará sobrevivir y conseguir el amor de Tsurugi?
¿Dónde lo leo?: Tumangaonline


La verdad, es que al manga lo empecé porque me encantó Kyou, koi wa hajimemasu, de la misma autora y pensaba que si era obra suya me iba a terminar gustando —además de que el dibujo es muy bonito.— No voy a mentir que al comienzo, Karin me desesperaba un poco mucho (?) que su actitud de princesa que merece que el mundo esté a sus pies, me podía, pero lo interesante es que Karin aprende su lugar con el pasar del tiempo, es increíble como cambia su actitud de niña mimada a una chica común y corriente <3 pero esto de que es una princesa también, le da una carga cómica al manga muy interesante.
Karin viene de una familia muy bien acomodada con unos padres que no saben decirle que no a nada, por el contrario, capricho que tiene, capricho que se le cumple y esto aplica a todo en su vida, incluso, en la escuela, que es gracias a esto, que conocerá al hombre que quiere como su príncipe, pues, en un partido de futbo,  todas estarán suspirando por Tsurugi-senpai y como ella no quiere ser menos —y no puede ver con los binculares, que tiene una silla de princesa, sombrilla y unos binoculares para ver el partido en la escuela (?)— se meterá a la cancha y terminará interrumpiendo el partido y chocándose con él porque no podía verlo —ya vemos como tropezón-san, seguido de su buen amigo, caída-san siempre son los que dan inicio a todo (?)—.

En ese momento en que le pregunta si está bien es que ella decidí que él será su novio, pues, es el hombre perfecto para ella. Pero al llegar a casa, su padre le espera con la sorpresa de que tiene un prometido para ella. Después de hacer un berrinche terrible porque no quería casarse, acaba viendo una foto de él ¡y adivinen! ¡Es Tsurugi-senpai! Y es casi el sueño hecho realidad de Karin, que su padre le facilita todo al estar comprometidos, por lo que acepta al momento, pues, ella no está dispuesta a aceptar a nadie más que Tsurugi y todo parece perfecto porque Tsurugi Nao es un chico increíble, super amable y atento, que hace que se le caiga la baba a Karin —y a las espectadoras, para qué mentir (?)—. 

Su casamiento es sencillo, sólo con sus padres de testigos —y con nuevo berrinche de Karin por no tener la boda de sus sueños—, pero Nao es muy bueno con las palabras y gracias al enamoramiento que tiene Karin por él, le será fácil manipularla y hacer que termine casándose con él y mantener la boda en secreto.

Todo es muy bonito, perfecto y super utópico, hasta que llegan a la casa, pues, los padres de Karin le regalan una casa, y no cualquier casa, sino la casa que tuvieron ellos cuando eran aun jóvenes y pobres, por lo que es muy similar a un basurero (?) casi literalmente, que parece que desde que dejaron la casa, nadie ha pasado a echarle ni una mano de pintura si quiera (?) pero hay que darle mérito que a pesar de los años, sigue en pie.


Y cuando parece que nada puede salir peor de lo que les está saliendo, Tsurugi le revelará sus verdaderas intenciones al casarse con Karin. La verdad, es que este momento me dio mucha cosita Karin, porque se veía muy ilusionada con las palabras de senpai y la bajaron a la tierra de un hondazo entre los padres y su esposo.


Tsurugi le aclara que sólo se casó con ella para escapar de su casa, pues, tiene una familia bastante disfuncional y su madre no pierde oportunidad de echarle en cara que hubiese sido todo mejor si él nunca hubiese nacido, así que aprovechando el casamiento y que sus padres iban a quedar bien parados por el dinero que iban a recibir al casar a Nao con Karin, decide aceptar y aprovechar los beneficios de que el padre de Karin sea un científico reconocido, por lo que básicamente, él piensa usarla para conseguir sus objetivos, sin importarle si Karin está a gusto con ello o no. Desde que cruzan la puerta, su actitud se vuelve bastante frívola y completamente odiosa, se le cae un ídolo a Karin en cuánto lo ve de esa manera.

Lo interesante de todo, es que Karin a pesar de ser una niña mimada, está dispuesta a aprender a valerse por su propia cuenta para llegar a estar a la altura de su esposo que es completamente independiente. Se pierde, llega cuando las clases han terminado y pasa las mil y una peripecias —incluso, gasta el dinero de todo un mes en una simple cena—, pero, en pos de su amor por Tsurugi, hará todo para adaptarse a la nueva vida que tiene ahora con él. Por supuesto, todo esto sigue siendo un secreto.

Curioso de todo, es que es pésima en el colegio, como que no tiene idea de nada y todo lo que ha avanzado ha sido gracias a su intuición —benditos multiples choices (?)—.

 

Pero el entusiasmo que ella tiene por hacer que las cosas funcionen es increíble ¡realmente es admirable Karin! Que también, su hilo de pensamiento es bastante random y suele distraerse de las cosas importantes, generalmente, entendiendo o sacando en cuenta sólo aquello que a ella le conviene, por lo que suele derrochar entusiasmo a pesar de todas las caídas que tiene —que no son pocas, considerando que es una persona que tuvo que aprender que incluso, existe el subte y se paga para viajar en él (?)—. Personalmente, esa perseverancia que tiene ella a pesar de todo es algo que me mantuvo enganchada todo el manga, que no hay forma de tirarla abajo, o al menos, así parece.

A pesar de todos los inconvenientes y del constante rechazo que tiene Nao hacia Karin, ella está decidida a que se enamore y que todo puede ir sucediendo paso a paso, así que su objetivo, desde entonces, es hacer que él la note y se enamore de ella. Les dije, es el optimismo encarnado.



Pero por supuesto, como en todo manga shoujo, debe haber un tercero en discordia que siempre estuve enamorado de alguno de los protas y nunca se confesó. En este caso, será Izusu o Rinrin, amigo de la infancia de Karin, que descubrirá su secreto y la chantajeara para que se divorcie de Nao, sin embargo, como dije antes, Karin no es fácil y no cederá. Sin embargo, como Nao ya ha ido desarrollando sentimientos por ella, además, de admiración, pues, nadie le daba dos días a Karin viviendo con él, ha decidido aceptar la propuesta de divorcio que propone Rinrin.

Pero cuando llega todo esto, el drama se pone a la orden del día, sin embargo, en vez de alejarlos, acaba por acercarlos y aclarar los sentimientos de ambos, especialmente, los de Nao, que, Karin, siempre ha sido demasiado directa con él y le ha dejado bien en claro lo que siente y lo que quiere de él, por lo que encontrará en esa distancia que se han puesto para concretar el divorcio, el impulso para volver a estar juntos.


Realmente, uno de los capítulos más emotivos del manga es cuando están los dos en la casa y ella a punto de firmar la hoja de divorcio. Increíble la trama y el coloreado ¡es precioso! Desconozco quién hizo el coloreado en el fansub, pero es realmente, una belleza, que hay hojas que están a color y son un deleite a la vista, muy cálidos y bonitas <333 —se han llevado toda mi admiración cuando las he visto, sepanlo (?)—. Y lo mejor ¡es cuando tendremos beso! Y uno de los primeros sinceros de la pareja, que hasta ahora, el de la boda había sido bastante rápido, pero son un encanto <33


Y ya con ellos oficialmente como pareja, viene la luna de miel, regalada por el padre. El padre es otro personaje excelente, me ha encantado y en algunos flash back, podremos ver un poco la relación con la madre de Karin y de Nao, como se conocieron y prometieron a sus hijos en matrimonio. Es una historia muy bonita y él, es demasiado tierno <33 y tiene esos momentos random que me ha encantado también xD

Pero no les será una luna de miel tan dulce que si antes tuvieron problemas con el amigo de la infancia de Karin, ahora, aparecerá la ex de Nao —porque nunca hay una luna de miel tranquila— y ella, se hará amiga de Karin y le dará consejos sabiendo que están casados pero que todavía no ha habido acción entre ellos (?) y hará que Karin se vea exactamente igual que ella, haciendo que Nao la rechace y encontraran el nuevo quiebre.

Ya les dije que el coloreado era bello <3

Con todo eso, estando en un lugar extraño y sin entender el idioma, Karin volverá a perderse y volverá a preocupar a Nao hasta que llegue con un look completamente cambiado. Lo interesante de todo es lo mucho que se han ido acercando los personajes y que a esta altura, él tendrá el valor de decirle varias cosas ya de frente, que convengamos, el personaje de Nao es bastante callado y más que nada, no sabe expresarse, por lo que el vivir con Karin, lo hará abrirse de a poco e ir cambiando junto con ella, aunque a ritmos diferentes y con sus debidas fallas, llegaran a ser una bonita pareja, con segunda boda y todo, que al final ¡acaba cumpliendo el sueño de Karin! Una boda grande con amigos y muchs hijos, que los veremos ya unos años en el futuro, viviendo en la misma casa destartalada —me sorprende que no le hagan un arreglo por fuera (?)—, con varios hijos.


Es un manga que recomiendo muchísimo porque es divertido, dinámico y aunque es la típica historia de que se casan, se conocen y se enamoran, el desarrollo que van teniendo en el camino, los esfuerzos de Karin por acercarse y los de él por alejarla, son los que hacen a la historia diferente y divertida, por sobre todo esto que las ocurrencias de ella son únicas, realmente, no puedo decirlo de otra manera. Además, es cortito y está completo, por lo que se lee rápido.

Sin más, los voy dejando que voy a terminar extendiéndome más de la cuenta (?)

¡Se cuidan!

Bye!

Leer más...

Aquí estoy

¡Hola a todos, mis amores! ¿Como están? Yo sigo con vida, aunque no lo parezca, que me he pasado casi nada por el blog en estos días y ya me decidí a que de hoy no pasaba que hiciera la entrada como saliera. No fue por falta de voluntad ni nada parecido, no sé cuántas veces empecé a hacer esta entrada y acabé en nada, que me había prometido subir varios capítulos y al final, con el pasar de los días, iba escribiendo, borrando y de momento, sentía que me faltaban las ganas, el ánimo que anda como trapo de piso (?)

Será más o menos por el viernes que le confirmaron el diagnóstico a mi madre y el domingo de la semana pasada —no ayer, la anterior— decidió contarmelo —y aún no se lo ha dicho a mis hermanos— y hasta ahora, no tiene más solución que la cirugía y es bastante drástica ya que es un vaciado de pecho hasta las axilas porque el tumor tiene tomado parte del músculo también. Fue con varios especialistas por esto, pero hasta ahora, ninguno le da otra solución que la cirugía en estos términos, pues, el cáncer sigue avanzando. De un principio, la cirugía para extraer el tumor era una posibilidad, ahora, es la única posibilidad y es realmente... shockeante, que si aun no asimilaba por completo el cáncer, que llegue a esta instancia me ha dejado realmente nula en todos los sentidos.

Y que estoy metida en todo, porque yo me meto a hacer mil cosas y después, el tiempo no me alcanza ni para tomar una bocanada de aire tranquila. Y me sumé que estuve mal de salud durante la semana —supongo que es el estress que me vengo cuidando bastante para que no me agarre ni la tos, pero aun así, anduve con bastante fiebre, tanto así que me sentí mareada y tuve que perder un par de clases por eso—. Me tengo que tomar las cosas con calma, que es lo que me dicen todos, que las presiones y todo eso te terminan jugando mal a la salud, pero ya, necesito un día con 30 hs al menos (?).

Pero no quiero explayarme mucho, que esta entrada era a modo informativo y como para tirar algún cable a tierra (?) que bien me hacía falta, como para que no piensen que los he dejado, porque no lo he hecho, sólo que seguiré tan intermitente como venía en los últimos tiempos. Me gustaría subir entradas a diario, pero de momento, no sé a qué tanto me de la cabeza para ello, pero iré subiendo de a poco todo.

¡Se cuidan! Pasan un bello día y unas buenas noches.

Bye!
Leer más...

domingo, 7 de mayo de 2017

Siempre te voy a esperar

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que bien <3Yo tuve un mal y encima ¡sin café! Es casi un crimen >.<  pero así es la vida (?) Les traigo hoy un fanfic que tengo desde hace unos días en el tintero y como no quiero que siga guardado así nomás, lo dejo por aquí. Es de la serie Detective Conan, si no lo han leído/visto y quieren sumergirse a la aventura interminable, literalmente de Conan, los invito a pasarse por el link y ver de qué va la serie <3


Ya llevaba bastante tiempo pensando en ello y cuando llamó a Shinichi esa tarde, estaba decidida a que no iba a aceptar una negativa de parte de él. Había dejado de asistir a clases y ya casi ni sabía de él si no era por esas cortas llamadas que tenían. Aunque se habían encontrado un par de veces, había sido toda tan a las prisas que no habían tenido tiempo a nada, ni si quiera, a tener una pelea porque pasaban tanto tiempo distanciados y de sus importantes casos.

Pero cuando marcó el número de teléfono de Shinichi, estuvo decidida a que ese otaku de los detectives al fin diera un sí. En realidad, estaba dispuesta a no darle tiempo a negarse porque, no podía seguir estando así ¿hacía cuanto que no salían juntos? Desde Tropical land que no habían pasado una tarde divertida… bueno, había sucedido un asesinato. Necesitaba una salida con Shinichi que no involucrase robos, secuestros, asesinatos ni traiciones, sólo una típica tarde para los dos ¿era mucho pedir? Quizás sí, desde que su padre había comenzado a tener trabajo seguido y ahora, viajando con Conan, había descubierto que la tranquilidad en sus vacaciones parecía ser tanto o más que un tabo, que cada vez que pensaban que todo iba viento en popa, algo sucedía. Pero esta vez no sería así, hasta había hecho un par de amuletos para que la buena suerte los acompañase.

Lo llamó y después de llegar a concretar su plan, llamó a Sonoko para que fueran de compras, después de tanto tiempo sin verse, debería verse realmente bien.

Llegado el sábado, día acordado para el encuentro, Ran salió temprano de casa, habiendo dejado a su padre observándola sin ninguna discreción por la ventana, después de preguntarle si iba a ver al detective. Aunque hacía como que no, mientras caminaba por la calle al pasar por debajo de la ventana, sabía que debía estar cotilleando. No le importó, ya que estaba muy decidida ese día.

Llegó temprano y se quedó esperándolo dentro de una cafetería. Pidió un café y se quedó esperándolo entusiasmada. Irían al cine y luego, podrían caminar un rato juntos. Era una salida de amigos. Se convenció de ello, de que no era una cita, o quizás sí, después de su confesión ¿sería? Y es que ella tampoco le había dado una respuesta después de todo ese tiempo, por lo que ¿sería bueno pensar que ese era el momento adecuado? Seguramente, debería estar enojado por no obtener una respuesta ¡cualquiera lo estaría! Con Kazuha lo había conversado y sabía que tenía qué hacerlo.  Pero no pudo seguir pensando más tiempo cuando alguien gritó en el baño del café.

Los clientes se sobresaltaron y vieron a una mujer salir corriendo y horrorizada porque había encontrado el cadáver de su amiga ahí dentro ¡bendito momento! De nuevo, y estaba sola, así sin más. Quizás, era cosa de ella que a donde iba terminaba metiéndose en un caso policial, sin importar lo que hiciera.

Respiró profundamente y miró la hora en su reloj de pulsera. Sacó su celular y buscó entre los contactos a Shinichi ¿sería que todo iba a acabar pronto? Quizás, con su presencia todo se solucionara más rápidamente ¿no es así? Miró el contacto y se decidió a llamarlo, a pedirle si podía llegar un poco más antes, pero se detuvo cuando vio a Conan entrando al baño, haciendo que olvidase lo de la llamada y siguiera al niño ¿en qué momento había llegado? Incluso, estaba el profesor Agase y Haibara con él. ¿Coincidencia? Estaba segura de que sí, no había dicho que iba a ir a esa cafetería, así que ignoró todo y siguió viendo el cadáver y la seriedad con la que el niño lo examinaba determinando la hora y la causa de muerte. Estrangulamiento hacia media hora ¿cómo y por qué? El niño ya había dicho algo en lo que pedía que llamaran a la policía.

Pronto, el inspector Megure junto con Takagi, llegaron a la escena del crimen, una vez más, sorprendidos por la insistencia de Ran y Conan de verse siempre involucrados en una cosa semejante. A ambos les hacía falta pasar por un buen exorcismo.

—Llamaré a Shinichi— dijo ella sacando su celular, atrayendo la atención del inspector Megure mientras Conan desaparecía de escena en ese momento, sin que ella lo notara al salir de ahí —Shinichi—

—Lo siento, Ran, creo que no voy a poder llegar. Estoy en medio de un caso—

—¿Cómo que no vas a venir? Vives metido en un caso tras otro, ya casi no nos vemos— Dijo molesta a través del teléfono, si lo tenía en frente, le iba a dar un golpe de karate, eso seguro.

—Te lo voy a compensar. Pronto es tu cumpleaños, no faltaré ese día—

Se quedó sin palabras. Hacía tanto que no se veían y que recordara que pronto iba a ser su cumpleaños la tomó por sorpresa. Sonrió sin decir nada, aunque no lo pudiera ver, escucharlo la reconfortaba, aun si la dejaba plantada, ella lo iba a esperar, lo esperaría el tiempo que hiciera falta.

—Pero no te perdonaré si lo olvidas— se puso seria nuevamente, no podía perder la compostura por un detalle lindo de su parte.

Conan la veía desde un rincón, hablando por teléfono. Una vez colgó, volvió al baño, dispuesto a resolver el caso, con Ran sola una vez más, pero un poco más feliz, sabiendo que siempre, pero siempre, lo iba a esperar. Y él, iba a procurar que la espera no fuera tan larga. Pronto volvería a su vida normal.




Espero les haya gustado <3 Por si han decidido no leer Conan, les cuento un poquito para que no se pierdan. Kudo Shinichi es un detective juvenil muy conocido en Japón, que fue envenenado por una organización criminal. Con la droga, en vez de morir, se encogió, volviendo a tener la tierna edad de siete años. Busca a quienes lo encogieron para obtener el antídoto, pero hasta eso, lleva una falsa identidad como Edogawa Conan, viviendo con Ran, ya que su padre es un detective privado también y con sus casos, está cerca de acercarse a la organización hace mil capítulos (?)

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...